domingo, 15 de junio de 2014

Una ruta por las anécdotas más desconocidas de la Esgueva

Fuente: http://www.ultimocero.com/articulo/ruta-por-las-an%C3%A9cdotas-m%C3%A1s-desconocidas-la-esgueva
Jesús Anta fue la persona encargada de dinamizar esta ruta por la Esgueva. Foto: L. Fraile
Esta ruta forma parte de la programación del ciclo `En junio, la Esgueva´. Foto: L. Fraile
Jesús Anta dinamizó durante este sábado por la mañana una visita que comenzó en el Paseo del Prado de la Magdalena y que terminó en la desembocadura de este río, del que ofreció abundantes detalles sobre su historia
Laura Fraile
Valladolid
"Mi objetivo ha sido que viérais a la Esgueva con otros ojos", indicaba esta mañana Jesús Anta a modo de cierre de una ruta que había comenzado una hora antes junto al estanque del Paseo del Prado de la Magdalena y que se había incluido, un año más, en la programación de `En junio, la Esgueva´. La visita comenzó a las 12 horas del mediodía, momento en el que Jesús colgó de uno de los árboles del parque una reproducción del primer plano de Valladolid, realizado por Ventura Seco en el año 1738. "El Prado de la Magdalena es uno de los grandes desconocidos de esta ciudad. Es un lugar histórico sobre el que se asentaron un matadero, un depósito de cadáveres, un hospital de infecciosos o un mercado de ganados", comenzó indicando Jesús.
A continuación aludió a la Esgueva, recalcando su carácter femenino y ofreciendo un dato: "El de ahora no es el original. Aquí es donde terminaría una de sus ramas y donde se hizo el canal artificial que hay ahora", señaló este vecino del barrio Belén. Posteriormente dedicó unas palabras al puente de la Reina, que fue el lugar en el que se situaron las compuertas que dividirían a la Esgueva en dos ramales. "Por aquel entonces se estropeaban continuamente, así que había que arreglarlas cada vez que había una crecida", aclaró Jesús, quien también habló de la influencia que tuvieron tanto el Pisuerga como la Esgueva en el hecho de que el Conde Ansúrez decidiera asentarse en Valladolid.
Esta ruta, que había comenzado a las 12 horas del mediodía junto al estanque del Paseo del Prado de la Magdalena, donde en ese momento bullían los reclamos de los vendedores del mercadillo que sábado tras sábado se extiende por esta zona, continuó su recorrido por el Paseo del Cauce. Micrófono en mano, Jesús aprovechó el trayecto para contar los usos que había tenido este río, que en su día acogió molinos desde los que se hacía pasta de papel o desde los que se elaboraba la harina, aunque también fue el punto de reunión de muchas lavanderas. "A lo largo de la Esgueva se construyeron muchos puentes, ya que en el ramal interior llegó a haber una docena y en el exterior alrededor de tres, dando lugar a una cifra que a algún viajero le hizo pensar en Valladolid como la Venecia castellana", continuó Jesús.
También tuvo unas palabras para los barrios situados a su alrededor, como Belén, Pilarica o Vadillos. "Fueron unos barrios que se fueron expandiendo por aquí a partir de los años 50 porque eran las únicas zonas libres de la ciudad, ya que el centro estaba ocupado. En estas zonas no se produjo nunca el fenómeno del chabolismo, debido a que las construcciones se hicieron de manera ordenada y a través de profesionales", aclaró Jesús. La ruta, que se realizó durante una apacible y soleada mañana por la que fueron apareciendo grupos de personas haciendo footing, paseando a sus perros, arrastrando unos carritos de la compra en los que introducir la compra semanal o formando parte de la comitiva de una Comunión, fue dejando atrás polígonos sindicales, viviendas construidas para los trabajadores de Tafisa o Endasa o naves de ladrillo con algún que otro graffiti pintado en sus muros.
Durante el recorrido se pudieron ver con más detalle los puentes pintados con libélulas o cangrejos que en su día decoró el artista Pablo Ransa. Mientras tanto, Jesús fue contando algunas anécdotas más sobre la zona. "El Prado de la Magdalena era un lugar tan amplio que permitía que se colocaran hasta tres coches de caballos en paralelo, lo que hacía posible hablar de ventanilla a ventanilla", explicó Jesús al tiempo que la ruta alcanzaba lo que fue la fábrica de la Lauki (un nombre que, según dijo, provenía del euskera y significaba "cuadrada", en alusión a la forma de sus botellas).
Hacia el final de la ruta Jesús invitó a efectuar una parada junto a la calle del Siglo de Oro, donde compartió algunos datos acerca del malestar que provocó entre la corte de Felipe III su traslado a Valladolid. Una hora después de su comienzo, la visita finalizó junto a la desembocadura de la Esgueva, un lugar tan bello como desconocido donde esta misma tarde se celebraría una nueva actividad de este ciclo, que consistió en un concierto de Standards Dúo.
Jesús Anta, que según reconoció había consultado una veintena de libros para documentar una ruta que, la semana pasada, contó con las explicaciones de Francisco Navas, ya había realizado previamente otras visitas guiadas por Valladolid. Éste fue el caso de la ruta que, durante el mes de abril del año pasado, realizó en colaboración con la Asamblea Ciclista a lo largo de las fuentes de la ciudad (un tema del que, por cierto, escribió en el año 2008 un libro llamado `Fuentes de vecindad en Valladolid´).
La próxima actividad de `En junio, la Esgueva´, una iniciativa que ha sido organizada por ocho asociaciones vecinales de esta ciudad, consistirá en una lectura que estará protagonizada por Luis Díaz Viana, quien compartirá algunos pasajes de `La cortesía de los suicidas´, su último libro. La cita con este antropólogo y escritor será este domingo a las 12:30 horas en el `Rincón de las palabras´ (un lugar que está situado junto al puente de la tía Juliana, en el Paseo Juan Carlos I).
A partir de esa fecha habrá tres propuestas más. La primera de ellas se celebrará el martes 17 de junio en la Glorieta del Descubrimiento, lugar en el que el grupo Belén Joven ha preparado una actividad llamada `Un río de tizas´ que comenzará a las 19 horas. El jueves 19 se realizará una fiesta barroca en el Paseo del Prado de la Magdalena que estará dinamizada por la compañía Pie Izquierdo y que empezará a las 20:30 horas. Para terminar, el sábado 21 a la misma hora habrá un concierto de flamenco de Entre Acordes que se efectuará en la desembocadura de la Esgueva. Todas estas actividades serán gratuitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada