miércoles, 15 de enero de 2014

El caudal del Esgueva alcanza su segunda mayor avenida en 30 años


El Río Esgueva, ayer, a su paso por Valladolid./ El Norte
Los dos ríos de la capital continúan su imparable crecimiento hastar rozar, en el caso del Esgueva, su máximo caudal histórico en los últimos treinta años, mientras que el Pisuerga bordea ya su nivel de alerta. El afluente arrastra al mediodía de este lunes un caudal de 30,45 metros cúbicos por segundo (su máximo histórico, alcanzado en 1997, llegó a los 35,74) y el Pisuerga alcanza a la misma hora los 596,05 metros cúbicos, cuando su nivel de alerta se sitúa en 619, aunque el nivel real de desbordamiento, el de alarma, está fijado en 935 metros cúbicos, una cantidad que sí rebasó durante su última avenida, registrada el 1 de abril del pasado año, cuando marcó 1.026 metros cúbicos.
Las previsiones apuntan a que sendos ríos seguirán creciendo a lo largo de la jornada de hoy al recibir las aportaciones de sus afluentes situados al norte de la provincia.
El caudal del Esgueva alcanza su segunda mayor avenida en 30 años

Caudal del Pisuerga, ayer.
No obstante, la crecida no llega a los niveles que alcanzó el Pisuerga a finales de marzo del pasado 2013, con 1.025 metros cúbicos por segundo en la última gran avenida de la vía fluvial, y, mucho menos, al máximo histórico del río registrado a su paso por la capital vallisoletana, con 2.340 m3/s en marzo de 2001.
La situación, pese a todo, no es alarmante en ninguno de los dos ríos, aunque ambos anegaban ayer sus paseos inferiores a su paso por la capital y las previsiones de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) apuntan a que el Pisuerga, sobre todo, alcance hoy su mayor pico y supere el nivel de alerta (619 metros cúbicos por segundos), un caudal que ya rozaba ayer después de marcar 563 metros cúbicos por la tarde. El principal río de la ciudad no solo anegaba para entonces los paseos de Las Moreras sino que cubría por completo el embarcadero de La Leyenda del Pisuerga y comenzaba a comerse parte de la playa. El barco turístico, al que resulta imposible acceder, permanece inactivo desde el comienzo de esta avenida.
Más llamativa aún, al menos ayer lo era, es la situación del Esgueva, que cuadruplicó su caudal en apenas 24 horas hasta alcanzar ese pico superior a los 22 metros cúbicos por segundos, una marca muy superior a la registrada el año pasado durante las crecidas de primavera, cuando el afluente alcanzó los 16,58 metros cúbicos por segundo y el Pisuerga, en paralelo, marzo 1.026 metros cúbicos, su octava mayor avenida en los últimos 35 años, aunque esa primavera fue el Cega el que causó los mayores problemas al anegar un sinfín de casas a su paso por Viana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada