miércoles, 24 de abril de 2013

¿Qué puedo hacer YO para cuidar el agua de nuestro planeta?

fuente: http://www.facebook.com/note.php?note_id=109280315774269


Los ríos, mares y océanos son fuente de vida y de alimentación; sin embargo, nuestra intervención irresponsable contamina y genera efectos nocivos que atacan a la biodiversidad marina y a todos sus ecosistemas, con consecuencias negativas para todos. Las principales fuentes de contaminación son los derrames de petróleo, las aguas de desechos de barcos y buques, las redes o artículos de pescar dejados a la deriva y deshechos provenientes de las industrias y de servicios sanitarios. TODOS somos responsables de esta contaminación, de un modo u otro. Por eso, podemos involucrarnos y comenzar a actuar YA:

1. Reduce la cantidad de tu basura. Si reducimos la cantidad de basura que hacemos en la tierra es probable que haya menos basura en el océano.

2. Cuida los ríos y arroyos. La mayoría de los arroyos y ríos desembocan en el mar; por lo tanto, si los cuidamos ayudamos a reducir la contaminación marina.
La mayor parte de la contaminación marina proviene de los arroyos y ríos, a través de la contaminación del suelo o sedimentos.

Es natural que un poco de sedimento entre en el océano, pero cuando hay una gran cantidad se convierte en un problema. La contaminación del sedimento se puede incrementar por las actividades humanas, tales como movimientos de tierra cerca de arroyos o cuando las plantas cerca de los arroyos se han eliminado.

Las plantas en las orillas de los ríos ayudan a mantener arroyos y lechos de ríos. Por lo tanto, no solo NO debemos ensuciar el agua de arroyos y ríos, sino procurar mantener las plantas que crecen en ellos y hacerlas más fuertes, para impedir la erosión.

3. Evita o reduce el uso del plástico. O recíclalo, pero evita que cuando se convierte en basura vaya a parar al mar, ocasionando la muerte de muchas especies marinas.

4. Consume pescados y mariscos locales, y asegúrate de que en su pesca no se han infringido leyes de protección de la fauna marina leyendo las etiquetas de los envases.

5. Elige productos de cosmética y de limpieza menos contaminantes. La mayoría de los productos convencionales contienen sustancias químicas peligrosas para nuestra salud, pero que también pueden llegar a contaminar el agua de ríos, mares y océanos a través de los desagües que arrastran estas sustancias hasta ellos.

6. No viertas productos químicos, medicamentos o desechos tóxicos en el inodoro.

7. No arrojes aceite en el desagüe. 

8. Minimiza el uso de fertilizantes y pesticidas en tu jardín.

9. Si te gusta bucear, disfruta de la experiencia pero no toques ni te lleves nada. No hay souvenirs en el fondo del mar, sino elementos de una cadena o ecosistema.

Los ríos, mares y océanos son fuente de vida y de alimentación; sin embargo, nuestra intervención irresponsable contamina y genera efectos nocivos que atacan a la biodiversidad marina y a todos sus ecosistemas, con consecuencias negativas para todos. Las principales fuentes de contaminación son los derrames de petróleo, las aguas de desechos de barcos y buques, las redes o artículos de pescar dejados a la deriva y deshechos provenientes de las industrias y de servicios sanitarios. TODOS somos responsables de esta contaminación, de un modo u otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada